Mi pueblo

GRACIAS POR VISITAR MI BLOG

EL RETABLO DE CENICIENTOS

En los trabajos de investigación llevados a cabo por Isabel Mateo Gómez. Profesora de investigación del Departamento de Historia del Arte, del Instituto de Historia del CSIC en colaboración con la doctora Amelia López-Yarto Elizalde en su Libro “Pintura toledana de la segunda mitad del siglo XVI” se indica que “al tratar de las obras documentadas de la década de los cincuenta, hemos llamado la atención a propósito de la larga duración del retablo de Cenicientos, comenzado en 1554 y asentado entre 1559 y 1560. Dos tablas recientemente aparecidas en el comercio madrileño, representando la Oración del Huerto y Camino del Calvario (1,26 x 087 cm) han sido estudiadas en el catalogo correspondiente a Alcalá Subastas, considerándolas por nuestra parte, como un magnifico ejemplo de la calidad de Correa en este periodo. Sobresalen en ellas el patetismo, a través de los gestos y efectos de luz que, sumado al alargamiento de las figuras, las conexionan a las obras típicas que van a caracterizar los años posteriores del pintor. Precisamente por este cabalgar entre los modelos de los años cincuenta y los de los sesenta hemos sugerido puedan pertenecer al desaparecido retablo de Cenicientos”. La misma profesora en su libro “Juan Correa de Vivar” monografía sobre el pintor toledano de Mascaraque, escribe que el profesor Cruz Valdovinos ha documentado el desaparecido, retablo de la Iglesia de Cenicientos en la provincia de Madrid. En el documento aparecen unos pagos al entallador Diego de Velasco de Ávila (el Viejo) en 1554 Y 1555, Y en 1556 al Pintor Juan Correa de Vivar, y se les sigue pagando a ambos hasta 1562 en que se anotan los finiquitos.

De todo ello se deduce que el retablo debió de comenzarse entre 1.553 y 1554 estando asentado entre 1559 y 1560. Tasaron La escultura y pintura respectivamente el escultor Juan de Tovar y el Maestro pintor de la catedral de Toledo Francisco de Comontes y Pereda.

Reacciones:

0 comentarios: